Preámbulo

 

Hace 25 años, cuando yo tenía 15 años, comencé la primera sesión con mis amigos. La mayor parte del tiempo se dedicaba al transporte, montaje, desmontaje, cableado y la configuración. Sin embargo, cada vez fue mejor y mejor. Los monitores se hicieron más delgados y ligeros, y los concentradores de red y registros más sencillos y fiables.

 

A pesar de las circunstancias, estas reuniones han aportado un montón de diversión y alegría. Una fiesta LAN era realmente una fiesta, porque un número de personas alto se reunían. No sólo los frikis del PC, sino también sus amigos y compañeros. Eso era de esperar, ya que las reuniones se celebraban en nuestras casas y sótanos. Una fiesta LAN hoy en día casi no se encuentra. Una tarde, sentado delante de mi PC y mi servidor de TS3 y con personas que estaban presentes, realizábamos juegos y batallas. Estábamos entre nosotros y teníamos suficientes participantes (300 slots). Celebrábamos nuestras victorias y estrategias jugadas con éxito. Por supuesto deseaba en esos momentos que la gente estuviera a mí lado.

 

Cuando hace poco lance la pregunta en mi servidor de TeamSpeak, por qué no había ninguna fiesta LAN, las respuestas más comunes fueron que "no había espacio" y que "había un lugar" para ello. Nadie pudo dar otra razón plausible. Sugerí proporcionar una sala y de repente tuve la atención de algunas personas. También comenté que aquí ya había 7 ordenadores preparados, se apuntaron 20 personas de inmediato. Después de unas reflexiones y preguntado un poco por ahí y por allá, decidí actuar. Cómo evolucionó se puede leer en la descripción del proyecto.